LOS BICICLISTAS POR EL CAMINO DE SANTIAGO

Comenzó la aventura de este 2013 para los Biciclistas: el Camino de Santiago. Aquí os dejamos la crónica de uno de nuestros socios.

CAMINO SANTIAGO: 20-21 abril 2013
RONCESVALLES - ESTELLA

Salimos de Roncesvalles así que hay que ir hasta allí. Un coche sale de Corella con un remolque revolucionario, nunca visto ni imaginado por nadie, excepto por... Juan Luis (quede claro que el invento no tiene la categoría de bien ganancial). Las bicis nos siguen hasta la salida de etapa sin ningún percance. En Huarte, Itaroa, reagrupamos el equipo: Julián, Manolo, Christina, los Gallo, Arantxa, Pili, Ascen, Juan Luis y yo mismo. Fresco, caras de sueño y muchas ganas de darle a los pedales.

Puesta a punto de las bicis y del equipamiento básico (en el Camino será diferente pues habrá que llevar todo en las mochilas: el secador, las pesas para musculación, ...). Bicicletas sin estrenar, bicicletas personalizadas, bicicletas de dos ruedas, todas preparadas para poder pinchar en cualquier momento.

Primer sello del Camino, ¡ya falta menos!. Visita a la Virgen. Foto junto a la indicación de que nos faltan 790 km. para Santiago. ¡Esto de hacer la foto en ese sitio, va a causar furor...seguro que no se le ha ocurrido a nadie!. Ascen mira su guía y tranquiliza al personal... un repecho y después todo cuesta abajo y sin piedras. En fin, Nostradamus no lo pudo predecir mejor.

El día un poco fresco al comienzo pero muy luminoso; todo verde y azul aunque yo prestaba más atención a las escasas piedras que me iba encontrado en los senderos y esas pequeñas cuestas arriba, que por lo que después comentaron los demás, solo estaban en mi imaginación... yo me repetía... todo es cuesta abajo y sin piedras...

Íbamos cambiando de compañero según tramos del Camino. Adelantábamos sin cesar a... los peregrinos de a pie, esos con grandes mochilas, paso cansino y cara tapada con unas máscaras que les daban un aspecto cuanto menos curioso. ¡Buen Camino! ... a lo que seguía una contestación, la mayor parte de las veces ininteligible pero generalmente iluminada por una sonrisa.

Entre piedras y buen ambiente, llegamos al bar la Viña en la calle Jarauta de la vieja Iruña. Los pinchazos han ido apareciendo y por supuesto que se han solucionado a la mayor brevedad posible. Problemas graves en la cubierta de la rueda de Cristina “la Gallo” harán que por la tarde Toño se acerque a Decathlon para agenciar una nueva. (Las apuestas estaban 4 a 1 a que la tardanza en reaparecer con el grupo, rondaría los 2-3 días. No fue para tanto pues con tres o cuatro rotondas de más, llegó a Cizur).

Albergue Maribel, frente al restaurante Tremendo, 10 euros, lavadora, secadora, baños para hombres y mujeres (a Toño lo excluimos de esta clasificación) parking para bicis con llave privada, muchos japoneses, un vasco, pero que muy vasco( de caserío aislado, seguro)... descansamos en el jardín mientras Toño y Juan Luis se molestaban en volver hasta Roncesvalles para recoger los coches y traernos nuestras “mochilas”.¡ Tendremos que recordar que después, este chollo no se producirá!. ¡Seremos autosuficientes!
Ducha reconfortante. Cena rápida en el Tremendo, pues para las diez el albergue debe estar en silencio. No estaban Julián y Manolo, pero sí nos acompaño Edurne. Noche entretenida: ruido de sacos (algunos con mal olor), móviles funcionando, desgarros musculares, escapadas al baño (toda una aventura nocturna), ronquidos,...¡que buenas son estas literas para descansar... cuando no hay otra cosa!.

Cuando nos levantamos, ya no quedaba nadie en el albergue.¡Normal!. Día resplandeciente. Se reincorporan los VIP que fueron a dormir en la incomodidad de sus propios dormitorios; y se nos añade a la excursión Jesús Sukunza, con una bici que no era la más apropiada para la etapa ¡es que el chaval no tiene mucha experiencia con las bicicletas!. Le perdonamos.

Hay una intentona por parte del equipo B (en primera instancia el equipo solo lo formaba yo, aunque después se añadieron otras elementas) para evitar la temida subida al Perdón. Pero aparece la figura de Julián que con explicaciones claras y concisas nos convence para hacer todos la misma ruta. Todo fue bien porque las cuestas andando, son menos cuestas. Cuando nos juntamos en el alto del Perdón nos sacamos otra foto de grupo; por supuesto que a muy poca gente se le habrá ocurrido lo mismo. Resaltar que hacía un viento de dos cojo... aunque los que más sufrieron fueron los que habían llegado con dos horas de antelación. ¡Esto les pasa por rápidos!.

En la bajada sí que se hicieron dos grupos: el equipo A bajamos a más de 60 km/hora por la carretera (fuimos testigos de un cuasi-atropello a un ciclista) y el equipo B (Christina, Juan Luis, Toño, Arantxa, Manolo y Julián) que bajaron haciendo el cabra por las piedras. Por cierto el Camino estaba plagado de estrías de barro, zonas pedregosas, zonas con abarrancamientos... incluso alguna zona llana que nos dejaba disfrutar de los verdes espectaculares de los valles, junto al amarillo de los campos de soja y el cielo azul ...

En la parada obligada de Eunate, Toño y Cristina, recibieron la noticia de la muerte de una tía suya que hizo variar la última parte de lo previsto en la organización del viaje.

Tras tomar un refrigerio en un bar de Puente la Reina, al que dada la amabilidad de la chica que lo regenta, no volveré, (El nombre no lo pongo porque no lo sé) llegamos a Estella según el horario previsto por la organzación. Se sellaron las acreditaciones peregrinas y nos fuimos a engullir un buen menú, porque en verdad, nos lo merecíamos.

Una vez más, mientras Toño y Cristina traían los coches de Cizur (el coche enlace lo aportó esta vez Manolo y su mujer) nos tomamos unos cafés, unos chupitos y unas cervezas (de esto último se encargó especialmente Christina la californiana) mientras hacíamos listas interminables de futuras compras con vistas al viaje a Santiago.

Ya cada uno con su bici en el coche correspondiente, nos fuimos despidiendo deseándonos los mejores deseos, una Feliz Navidad y pronta recuperación para el fin de semana de Logroño.

Por cierto, la gasolina la pagamos con la Visa de Ascen (número secreto xxxx).

Muchas gracias por todo y ¡hasta la próxima!.

JESÚS Mª NAVARRO

DISCLAIMER. Os recordamos que es obligatorio el uso del casco para las y los menores de edad y recomendable para el resto de personas en las salidas. Biciclistas cuenta con un seguro de responsabilidad civil en las actividades que realiza, pero advertimos que la asociación no se hará responsable de ningún tipo de daño derivado de un comportamiento irresponsable o que sea consecuencia de no haber seguido las indicaciones o direcciones que la organización marca en el recorrido.